deutsch  english  français  italiano  español
deutsch  english  français  italiano  español
 Envío gratis a partir de 50 €
 (importe del pedido)
 No es necesario pagar por
 anticipado (factura)
 Entrega rápida
 Atención al cliente
 (Lu-Vi)
 +43 1 2350329 41
Acceso clientes
E-Mail:
Contraseña:
 
¿Ha olvidado su contraseña? 

natural - sano - bello
Über fangocur
Haut
Verdauung
Magen Darm
Mund Rachen
Schönheit
Muskeln und Gelenke
 
Sobre la arcilla medicinal
Miriam Wiegele sobre arcilla medicinal

La arcilla medicinal- un remedio natural muy antiguo
Miriam Wiegele – www.miriamwiegele.at

Desde los inicios de la humanidad, la arcilla ha sido utilizada para fines curativos y la recomiendan médicos famosos desde Hipócrates, pasando por Hildegard von Bingen hasta Paracelsus. En la “farmacia sucia” de la Edad Media, la arcilla medicinal fue un componente tan popular como, por ejemplo, la orina. Después cayó en el olvido hasta que dos frailes la redescubrieron: el pastor protestante Felke curaba la gente mediante luz, aire, agua y arcilla; y el cura católico Kneipp decía que el barro era uno de los mejores remedios curativos y lo utilizaba en forma de cataplasmas para tratar flebitis, enfermedades articulares y úlceras.

Arcilla medicinal de uso interno y externo

Sobre todo después de los días del carnaval, resulta muy útil aplicar arcilla medicinal. Mediante mascarillas faciales, la piel cansada se limpia y regenera. De uso interno, la arcilla medicinal ayuda a limpiar todo el conducto digestivo, lo cual conviene durante la cuaresma.

La arcilla medicinal, que se consigue en farmacias bajo distintas denominaciones, es un remedio tan fácil de aplicar que es apropiada para ser utilizada en casa. Otras denominaciones de la arcilla medicinal- entre las cuales la arcilla medicinal suele constar como “complemento alimenticio”- son: teirra medicinal, fango, barro medicinal y tierra mineral verde. En Francia existe arcilla verde de Argiletz, que también aparece en los colores amarillo, rojo y rosa (el color depende de los elementos minerales; por ejemplo, la arcilla roja contiene mucho hierro). La arcilla blanca- también conocida como caolín o caolinita- no es capaz de ligar agua y al ser ingerida, se engrumecería en el conducto digestivo. ¡Así que hay que tener cuidado al elegir la arcilla! Aparte, las arcillas medicinales- o arcillas- se venden en distintos grados de pureza, por lo tanto es sensato acudir a un asesoramiento antes de comprar.

¿Qué es la arcilla medicinal?

Comúnmente, la arcilla medicinal sule ser loess. Este material surgió durante la última era glacial, cuando gran parte de la arcilla estaba cubierta por una capa gruesa de hielo. El peso de varias toneladas de hielo trituró las rocas y piedras. Luego, ésas partículas finas fueron reducidas por el agua y por el viento al tamaño de una mota de polvo.

La composición exacta de la arcilla medicinal varía dependiendo del territorio de explotación. Según su origen, la arcilla medicinal consiste en un 45% de cuarzo, feldespato, carbonato cálcico, dolomita, mica y montmorillonita. Contiene minerales como sílice, hierro, calcio, magnesio, potasio, aluminio y sodio, aparte de unos oligoelementos especiales como cromo, cobre, circonio, estroncio y vanadio.

¿Cuáles son los efectos de la arcilla medicinal?

La arcilla medicinal tiene una capacidad de absorción muy alta, lo cual significa que puede ligar una amplia gama de compuestos líquidos o compuestos de gas, entre ellos también toxinas. La arcilla medicinal es apta para el uso interno y externo.

La arcilla medicinal para uso interno tiene un efecto absorbente y antibacterial, es alcalina y aporta elementos minerales. Además, es rica en fibras, por lo cual actúa como un masaje en los intestinos.

  • La arcilla medicinal liga bacterias y sus subproductos tóxicos, dejando intacto al mismo tiempo la flora natural con sus bacterias intestinales. También absorbe gases intestinales perjudiciales. Por lo tanto, se recomienda la aplicación en caso de inflamaciones gastrointestinales (tanto de tipo crónico como infeccioso) y en caso de flatulencias o diarrea.
  • La arcilla medicinal equilibra la relación ácido- alcalina del estómago, pero sólo actúa hasta conseguir un equilibrio fisiológico y solamente liga los ácidos excedentes. Así que, no consigue una neutralización absoluta como los antiácidos, los cuales -por un lado- ayudan temporalmente y a corto plazo pero -por otro lado- acaban más bien por estimular aún más la producción de ácidos gástricos y no alivian a largo plazo.
  • Investigaciones han mostrado que la arcilla medicinal liga no sólo ácidos biliares excedentes del intestino, sino que también liga el colesterol “malo” LDL.
  • Gracias a la abundancia en elementos minerales y oligoelementos (sobre todo gracias al alto contenido en sílice), la arcilla medicinal ayuda a formar el tejido conjuntivo.
  • Las pequeñas partículas de la arcilla medicinal masajean suavemente el estómago y los intestinos sin irritarlos, de manera que estimulan la secreción de jugos gástricos. Ingerido con mucha agua, la arcilla medicinal proporciona fibras vegetales. La arcilla diluida en agua amplía el contenido del intestino y favorece la excreción. ¡Ojo! Si el ingerir arcilla medicinal provoca estreñimiento, hay que aumentar la cantidad de agua al preparar la bebida de arcilla. Si el estreñimiento perdura aún así, hay que dejar de tomar la bebida.
  • Si está tomando medicamentos, no los tome junto a la bebida de arcilla y deje pasar un tiempo entre tomar los medicamentos y tomar la bebida, ya que la arcilla medicinal podría ligar ciertas sustancias del medicamento.


Arcilla medicinal de uso interno:

Preparación:

Agua de arcilla medicinal concentrada: diluir 2 cucharillas de arcilla medicinal en ¼ litro de agua. Esa cantidad corresponde a la dosis diaria, que se debería distribuir entre dos o tres dosis pequeñas durante todo el día (no tomar todo a la vez). Batir antes de beber.

Agua de arcilla medicinal suave: como arriba, pero no batir la bebida antes de tomarla. Así, se queda un poso de arcilla en el fondo del vaso y el agua contiene sobre todo los elementos minerales solubles.

  • Tomar la bebida de arcilla medicinal poco a poco en tragos pequeños. Por la mañana: tomarla en ayunas; a mediodía: tomarla una hora antes de comer; por la noche: tomarla antes de acostarse.
  • En caso de angina, faringitis o halitosis (mal aliento): hacer gárgaras con agua de arcilla medicinal concentrada.
  • La arcilla medicinal también ayuda en caso de intoxicaciones agudos: Como primer medida, tomar inmediatamente agua de arcilla medicinal concentrada y llamar de inmediato a un médico u hospital.
  • Al viajar a zonas tropicales, se recomienda llevar arcilla medicinal para tomarla inmediatamente y en dosis elevada en caso de diarrea: tres veces al día 1 cucharilla diluida en un vaso de agua esterilizada (mediante coción).

La arcilla medicinal de uso externo tiene varios efectos: absorbe, reseca, refresca, calma, desodoriza y desacidifica; es antiséptica, antibacterial, detumescente y analgésica; regenera tejidos y alivia picores. Por lo tanto, se recomienda el uso externo en caso de abscesos, acné, alergias, enfermedades articulares, reuma, gota, lumbago, tendosinovitis, eccemas, lesiones deportivas, enfermedades cutáneas, heridas purulentas, enfermedades del lecho de la uña y también en el caso de migraña (añadiendo aceites esenciales como esencia de menta).

Preparación: mezclar la arcilla medicinal con agua hasta obtener una masa espesa.

Cataplasma fría de arcilla medicinal:
La masa espesa de arcilla medicinal se aplica o directamente en las zonas afectadas o se unta un paño con una capa de ½ cm. Si la zona afectada se envuelve firmemente, la masa se calienta rápidamente debido al calor que desprende el cuerpo. En principio, se produce el mismo efecto como con agua fría: los vasos cutáneos superficiales se contraen y la sangre de capas más profundas se estimula para subir a la superficie. El riego sanguíneo reforzado y estimulado calma dolores y baja inflamaciones.

Cataplasma caliente de arcilla medicinal:
Como arriba. La masa de arcilla medicinal se calienta al baño María y se aplica lo más caliente posible. La masa de arcilla caliente cemite calor húmedo al cuerpo y se aplica en zonas tensas o agarrotadas, en zonas afectadas por inflamación crónica o dolores espasmódicos.

Cataplasma (mascarilla) de arcilla medicinal:
Se utiliza agua de arcilla medicinal muy concentrada o se elabora una masa de arcilla medicinal muy poco espesa. La zona a tratar se pinta mediante una brocha con la masa, de tal manera que las partículas de la arcilla medicinal puedan penetrar mejor en la piel. Así sacan secreciones y toxinas metabólicas y ligan ácidos, puesto que cada inflamación se caracteriza por una hiperacidificación del tejido afectado. Ese tipo de aplicación de la arcilla medicinal es la única en la que la arcilla debería secarse del todo en la piel para que los líquidos en el interior del cuerpo salgan a la superficie de la piel. Así se limpian heridas purulentas y se bajan hinchazones. El efecto de absorción mejora, por lo tanto, el riego sanguíneo.

Baño de arcilla medicinal:
Para un baño, se prepara una masa a base de 1 kilo de arcilla medicinal y se se añade al agua. Para empezar, se recomienda bañarse durante cinco a diez minutos (más adelante hasta veinte minutos) dos o tres veces a la semana para reforzar la resistencia inmunológica y para tratar perturbaciones vegetativos, enfermedades metabólicas y enfermedades de la columna vertebral.

Polvos de arcilla medicinal:
Al contrario de los polvos convencionales para desinfectar heridas, el polvo de arcilla medicinal tiene además propiedades curativas. Los polvos de arcilla medicinal cortan la hemorragia de heridas recientes y favorecen la granulación en heridas purulentas.

Más sugerencias para utilizar la arcilla medicinal:

  • Pasta de dientes: mezclar agua destilada (cocida) con un poco de sal (es buena contra la periodontitis) y 100 gramos de arcilla medicinal (muy fina) hasta conseguir una masa cremosa. También se pueden añadir 5 gotas de aceite esencial (por ejemplo, de menta o salvia).
  • Polvos para el cuerpo o los pies: La arcilla medicinal se puede utilizar para ello, pero igualmente se recomienda añadir aceites esenciales (5 gotas a cada 100 gramos de arcilla medicinal). El aceite esencial de salvia surte efecto contra el sudor de pies, mientras que la esencia de lemongras (hierba limón) o limón es apropiada cuando uno tiene que estar mucho tiempo de pie. Para fabricar polvos para el cuerpo, se eligen las fragancias preferidas de cada uno, desde rosa hasta patchouli. Para obtener polvos contra la transpiración en las axilas, también se utiliza aceite esencial de salvia.
  • Mascarilla facial: preparar una masa cremosa con arcilla medicinal. La mascarilla penetra bien en las capas superficiales de la piel y ablanda la capa córnea, por lo cual la piel es liberada de partículas muertas. A ello se añade el efecto estimulante de los elementos minerales, entre ellos el sílice, que fortalece el tejido. Asimismo, es posible aumentar el efecto de la mascarilla añadiendo otros componentes: por ejemplo, se puede preparar la masa de arcilla medicinal con un té o con aceites esenciales: menta y limón para piel grasa, geranio o ylang ylang para piel seca, y la lavanda para calmar. En el caso de piel seca también se recomienda añadir una cuchara de aceite vegetal prensado en frío (por ejemplo aceite de aguacate).
 
© fangocur España 2003-2019

  created-de01 with ed-it.® 3.3b-v3-de01