deutsch  english  français  italiano  español
deutsch  english  français  italiano  español
 Envío gratis a partir de 50 €
 (importe del pedido)
 No es necesario pagar por
 anticipado (factura)
 Entrega rápida
 Atención al cliente
 (Lu-Vi)
 +43 1 2350329 41
Acceso clientes
E-Mail:
Contraseña:
 
¿Ha olvidado su contraseña? 

natural - sano - bello
Über fangocur
Haut
Verdauung
Magen Darm
Mund Rachen
Schönheit
Muskeln und Gelenke
 
Consejos
Consejos y medidas para prevenir la dermatitis atópica (en bebés, niños y adultos)

Dar el pecho

Al parecer, la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses y el evitar proteínas extrañas (como la de la leche de vaca) puede reducir la gravedad y la frecuencia de enfermedades atópicas en los bebés.

Higiene corporal

La piel de personas con enfermedad atópica suele ser (ya desde bebé) muy sensible y seca, por lo cual necesita un cuidado especial. Entre otras cosas, el paciente sólo debería ducharse brevemente con agua fría o templada. Tanto en la infancia como después, debería evitar baños prolongados. No obstante, algunos pacientes cuentan que baños nutitivos especialmente prolongados alivian su piel. Cataplasmas mojadas, tanto frías como calientes, alivian eccemas. También se recomienda evitar baños o duchas diarias para no alterar demasiado el funcionamiento de la piel con lavados frecuentes. Una manera muy suave y cuidadosa de limpiar la piel sin resecarla y sin irritarla con ingredientes químicos, es el Jabón Mineral Medicinal natural especialmente elaborado para tratar la dermatitis atópica. Se trata de un producto puramente natural que contiene arcilla medicinal con sus ingredientes preciosos (azufre, minerales, etc.).

Para aliviar los síntomas, a menudo se recomiendan baños con agua salada (p.e. del Mar Muerto), pero pueden picar y dañar la piel con grietas, rasguños o heridas. También productos a base de leche de yegua cuidan, supuestamente, la piel muy seca. Para secar la piel sin irritarla, no frotar con la toalla sino secar la piel con cuidado. A continuación, hidratar la piel con una crema suave, preferentemente con la Crema Mineral Nº5 de fangocur. Esa crema contiene arcilla medicinal (igual que la Mascarilla Mineral Medicinal) y regula el metabolismo de la piel, además de hidratarla y cuidarla.

Ropa y sábanas

Hay que evitar cualquier irritación de la piel. Por lo tanto, se recomiendan prendas de materiales lisos y suaves, como algodón. Evite la lana, ya que suele irritar la piel. Asimismo, las sábanas deberían ser lisas.

Además, puede cuidar la piel con un detergente suave y libre de sustancias aromáticas. Muchos pacientes con enfermedad atópica (tanto bebés, como niños y adultos) son sensibles a prendas lavadas con un suavizante. Detergentes alternativos y naturales (como p.e. nueces de lavado de la India) suelen ser menos irritantes y más inocuos que detergentes químicos.

Especialmente para bebés y para niños hay pijamas especiales (monos) que evitan que el niño se rasgue inconscientemente por la noche. Tambien suelen ser de ayuda los guantes de algodón para los bebés y niños pequeños. Algunos pacientes prefieren llevar prendas de plata, ya que la plata es antiséptica y baja inflamaciones.

Alimentación

Ciertos alimentos pueden empeorar los síntomas o provocar brotes. Especias picantes y reforzantes del sabor estimulan el riego sanguíneo e irritan, consecuentemente, la piel o agravan una irritación ya presente. Alimentos ricos en histamina pueden agravar el picor. También los cítricos están "prohibidos", ya que son muy ácidos e irritan la piel a través del sudor. En bebés y niños pequeños, frecuentemente se observa una intolerancia al trigo y a la leche de vaca. En el caso de que se compruebe una intolerancia alimenticia, evitar ciertos alimentos puede aliviar notablemente los síntomas. Otros posibles alérgenos son: huevos de gallina, soja, níquel (también en alimentos), frutos secos, cacahuetes, pescado. En adolescentes y adultos, posibles alérgenos son: manzanas, cerezas, albaricoques, kiwis, frutos secos (sobre todo avellanas), pipas y semillas (de girasol o sésamo), apio, cereales, especias, hierbas, verduras, pescado y marisco. En un principio, cada paciente tiene que averiguar individualmente cuáles son los alimentos que tolera. Durante los brotes, debe evitar los alimentos alérgenos.

Para tratar la enfermedad atópica, existen innumerables dietas y consejos para la alimentación. Ya que la alimentación es una de las causas y uno de los desencadenantes del trastorno metabólico que provoca la enfermedad atópica, un cambio en los hábitos alimenticios es fundamental. Sin embargo, una alimentación sana y equilibrada no siempre es suficiente, puesto que los órganos digestivos probablemente ya no funcionan bien debido a la alimentación incorrecta durante un tiempo prolongado. Por lo tanto, el tratamiento de la enfermedad atópica debe empezar también por regular y regenerar el aparato digestivo con el fin de equilibrar el metabolismo. Regule su digestión con la bebida Bentomed que complementa el tratamiento mediante la Mascarilla Mineral Medicinal desde dentro (tratamiento sistémico).

Estrés

El papel del estrés en el desarrollo de la enfermedad atópica está controvertido. Una conexión sería posible a través de la histamina, un neurotransmisor. Por lo general, se recomienda a los pacientes evitar estrés - tanto el estrés positivo como el negativo, permanente y agudo. En niños y adolescentes, frecuentemente se observan agudizaciones de los síntomas durante los días previos a fiestas como navidad, etc. El estrés también puede ser provocado por los ataques de picor durante las noches, que no sólo agobian a los bebés y a los niños, sino también a los padres.

Fumar

El humo del tabaco es uno de los desencadenantes principales de la dermatitis atópica. El hogar del paciente con enfermedad atópica debe ser totalmente libre de humo de tabaco.

 
© fangocur España 2003-2018

  created-de01 with ed-it.® 3.3b-v3-de01