deutsch  english  français  italiano  español
deutsch  english  français  italiano  español
 Envío gratis a partir de 50 €
 (importe del pedido)
 No es necesario pagar por
 anticipado (factura)
 Entrega rápida
 Atención al cliente
 (Lu-Vi)
 +43 1 2350329 41
Acceso clientes
E-Mail:
Contraseña:
 
¿Ha olvidado su contraseña? 

natural - sano - bello
Über fangocur
Haut
Verdauung
Magen Darm
Mund Rachen
Schönheit
Muskeln und Gelenke
 
Noticias
¿Qué tan saludables son las dietas low carb o paleo?
(08.06.2020) atrás
Las dietas low carb y paleo no son recomendables
Se supone que la dieta low carb hace desaparecer la grasa del vientre, del trasero y de las caderas. Pero ojo: ¡estas dietas no funcionan y son malsanas!
 
La carne tiene mucha grasa y solo se debería comer raramente
Según low carb y paleo, la carne es sana. Pero la carne es grasa y, además, tiene un escaso valor nutritivo y solo debería comerse raramente.
 
Los carbohidratos naturales e integrales son la forma más sana de alimentarse
Los carbohidratos naturales e integrales ayudan a adelgazar y a reducir realmente la grasa corporal
 
Comer regularmente carbohidratos integrales para una vida larga y sana
El arroz natural, los cereales integrales y otros carbohidratos integrales y naturales en combinación con fruta y verdura son la alimentación más sana para nuestro cuerpo
 
Repetidas veces se lee en diversas revistas o se escucha en la radio de las dietas llamadas “low carb” o “paleo” como apoyo para perder peso. Pero ¿tiene sentido y es sano a largo plazo para nuestro cuerpo abstenerse de carbohidratos o reducir drásticamente su consumo?

Abstenerse completamente de carbohidratos – un riesgo serio para el organismo

Regularmente se alaba la dieta “low carb” o baja en carbohidratos como método eficaz para perder peso.

Y sí, es cierto: los hombres que siguen esta dieta, a corto plazo, tienen pequeños éxitos y pierden algo de peso. Lo más importante es, sin embargo, preguntarse si este concepto puede ser una solución a largo plazo y si proporciona normas de alimentación para toda la vida que mentengan nuestro cuerpo joven, en forma y bello.

Los resultados de investigaciones recientes le dieron muy malas notas a la dieta low carb. Es fácil explicar por qué: cuando comemos carbohidratos, estos llegan a través del intestino al torrente sanguíneo y aumentan el nivel de glucosa. Como respuesta natural a este proceso, el páncreas produce insulina, cuya función consiste, entre otras, en transportar la glucosa a las células de neustro cuerpo para proporcionarles la energía necesaria. Si nos abstenemos completamente de comer carbohidratos, este proceso no se puede llevar a cabo tal como está previsto por la naturaleza. Seguramente, poco a poco el cuerpo se serviría de la grasa acumulada en las células, lo cual resultaría en una pérdida de peso. Solo en un caso de emergencia, el cuerpo se sirve de esta grasa y en su escisión se forma una sustancia llamada cetona. La cetona tiene el efecto de volver nuestros líquidos corporales ácidos, lo cual, a largo plazo, puede potencialmente dañar los músculos y los órganos.

La cuestión básica de nuestra forma de alimentarnos debería, pues, enfocar más la siguiente pregunta: ¿Qué alimentos nos mantienen sanos, en movimiento y jóvenes y logran, en combinación con suficiente movimiento, que las dichas acumulaciones de grasa no se formen?

El quid de los productos animales: vivir ligeramente a base de plantas y productos integrales

Otro aspecto problemático del movimiento low carb consiste en el hecho de que este tipo de dieta no restrija el consumo de productos animales. Es decir que carne y productos lácteos se pueden comer a gusto, al igual que casi todos los aceites. Sin embargo, son especialmente estos productos los que perjudican nuestro aparato digestivo, por lo cual efectivamente no apoyan la salud global de nuestro cuerpo. El consumo regular de carne aumenta el riesgo de desarrollar sobrepeso, hipertensión, altos niveles de colesterol y arteriosclerosis. Asimismo, los productos lácteos no son muy beneficiosos y no deben consumirse regularmente.

Los defensores del movimiento low carb frecuentemente arguyen que el consumo regular de carbohidratos inevitablemente causa un aumento del peso corporal. Si esto fuera cierta, lógicamente tendríamos que deducir que la mayoría de los hombres en la Asia clásica hubiera tenido sobrepeso. La experiencia nos demuestra, sin embargo, que esto no fue así y donde todavía se come tradicionalmente, tampoco es el caso hoy en día.

¡No son los carbohidratos los que hacen engordar, sino la grasa!

La absoluta mayoría de las enfermedades consideradas de “civilización” solo se da si los hombres empiezan a comer según una dieta inspirada por el occidente; es decir con muchos productos animales y mucha grasa. Por analogía, vemos también cómo podemos vivir más sana- y ligeramente. Una dieta integral y sana se puede basar, pues, en los siguientes principios:

  • Carbohidratos de alta calidad y de fuentes integrales (por ejemplo espelta, cebada, alforfón, quinoa o avena)
  • Mucha verdura fresca, ecológica y de producción local
  • Legumbres tales como lentejas, alubias y garbanzos
  • Fruta ecológica y de producción local
  • Beber suficiente agua fresca, también en forma de infusiones

Fuente: Dr. Hiromi Shinya: The Microbe Factor: Your Innate Immunity and the Coming Health Revolution. Millichap Books, 2011.
Dr. John McDougall / Mary McDougall: The Starch Solution: Eat the Foods You Love, Regain Your Health, and Lose the Weight for Good! Rodale Books, 2013.

Encuentra todos los productos fangocur naturales y producidos con amor para usted en nuestra tienda de salud.

Con mucho gusto estamos a su disposición para preguntas y un asesoramiento personal bajo el número de teléfono: 0043 123 50 329 41

 
© fangocur España 2003-2020

  created-de01 with ed-it.® 3.3b-v3-de01