deutsch  english  français  italiano  español
deutsch  english  français  italiano  español
 Envío gratis a partir de 50 €
 (importe del pedido)
 No es necesario pagar por
 anticipado (factura)
 Entrega rápida
 Atención al cliente gratis
 (Lu-Vi)
 00800 3264 6287

natural - sano - bello
Über fangocur
Haut
Verdauung
Magen Darm
Mund Rachen
Schönheit
Muskeln und Gelenke
 
Shop
fangocur - fleur de sel

Precio: 12,90 €
Cantidad: 

Entrega inmediata  Entrega inmediata

Número de artículo: 2505
Descripción breve: Fleur de sel (flor de sal) de fangocur destaca por su sabor incomparablemente suave, armónico y redondo. En realidad, resulta una pena utilizarlo para cocinar, pero la sal da un toque final maravilloso a pastas, pescados, verduras y ensaladas o platos crudos.

Los gourmets llaman la flor de sal „la reina de los sales“ porque se trata de una sal marina muy preciosa y selecta que aparece escasamente en la naturaleza. Cuando se juntan el rocío, la bruma mañanera, una brisa leve y el fuerte sol africano, en la superficie de las pequeñas cuencas de agua salada se forman capas muy finas de cristales de sal, comparables a una capa fina de hielo.

Bajo las mejores condiciones climáticas, la sal se explota según tradiciones antiguas en la costa occidental de Sudáfrica en un entorno natural intacto, lejos de las industrias, del turismo y del tráfico. El secreto está en la naturaleza: la mezcla entre el océano atlántico tan frío, los vientos secos y calientes y los veranos tan largos y calurosos da como resultado una sal muy sabrosa.

Contenido: 200g (la sal tiene un sabor muy intenso, por lo cual basta con cantidades pequeñas)

Consejo: Ahorre 5 Euros al comprar la Fleur de Sel de fangocur (tres unidades)

Naturaleza pura – sabor rico

Las sales marinas de fangocur son cien por cien naturales: no son refinadas ni blanqueadas ni molidas. Son libres de metales pesados y de cualquier aditivo (como aditivos de yodo, sustancias aromáticas químicas, reforzantes del sabor y antiaglomerantes). Las sales contienen yodo natural y oligoelementos naturales, por lo tanto son más saladas e intensas que sales convencionales y no pican.

La sal marina de fangocur consiste exclusivamente en cristales de sal enteros y sin moler

La explotación de sal en manufacturas es mucho más suave y cuidadosa que la explotación industrial de sales marinas o la explotación de sales de montaña. Sólo la explotación y el tratamiento en manufacturas garantizan conservar todos los minerales y oligoelementos originarios del mar que contiene la sal marina. La sal marina contiene calcio, magnesio, potasio e yodo natural, los cuales son sustancias básicas muy importantes en el abastecimiento del cuerpo y de las células.

Las sales marinas no son todas iguales

Entre las casi 100 sustancias que hacen que el agua del mar sea tan provechosa para el organismo humano, sólo se conservan 2 durante la refinación de la sal marina. En las producciones convencionales, la sal se extrae mediante máquinas, se lava en soluciones saturadas y se seca en hornos eléctricos o mediante mecheros de gas. Durante estos procesos, se pierde la mayoría de los minerales y oligoelementos tan importantes para el metabolismo celular, como por ejemplo el magnesio, el yodo 12 y el selenio. Por el contrario, se puede comprobar que más del 80% de los componentes del agua del mar se conservan en la sal marina natural de fangocur. Igual que en el mar, los componentes están ligados en sus compuestos y complejos naturales y se mantienen en su concentración adecuada, por lo tanto pueden influir de manera positiva en el metabolismo celular.

Desde el punto de vista del sabor, hay un abismo entre la sal natural y la sal industrial. Todo el que haya probado una vez la sal marina natural de fangocur para compararla con una sal industrial, conoce la diferencia.

La sal marina de fangocur es un producto singular de la naturaleza

Las condiciones singulares bajo las cuales crece la sal de fangocur, sólo las puede facilitar la naturaleza misma: El saladar del que se explota la sal marina de fangocur, se encuentra en la bahía St. Helena, a unos 180 kilómetros al norte de Ciudad del Cabo. Se alimenta de un enorme lago salado subterráneo de más de 400 años de edad, que se rellena constantemente desde el océano atlántico. El agua del mar atraviesa una capa de aproximadamente 2 cm de diámetro que consiste en arena de cuarzo, caliza de conchas y arcilla. Así que el agua del mar se filtra de manera totalmente natural hasta llegar al salar ya libre del todo de metales pesados.

<< Categorías de artículos

 
© fangocur España 2003-2018

  created-de01 with ed-it.® ED_IT_VERSION